Venta y Reparación de Turbos en el D.F. y a Todo México

Nos especializamos en la Reconstrucción, Reparación y Venta de Turbocargadores de Motos, Vehículos, Camionetas, Motores Diésel, Maquinaria Pesada y Agrícolas.

Ya sea que necesites un Turbo Nuevo, o la reparación de turbos con cualquier nivel de daño, te ofrecemos la mejor garantía en trabajos normales o exprés.

Atendemos directamente en nuestro taller en la Ciudad de México, o bien podemos acordar el tipo de envío de tu dispositivo nuevo o reparado.

Contamos con Envío GARANTIZADO a cualquier Punto del País

México DF (01-55) 53695623 – Telcel (044) 554 339 03 84

Nextel 49855530 ID 92*847732*1

 

 

¡Cotiza o Consulta Sin Compromiso!

Con más de 30 años de experiencia te ofrecemos la mejor calidad en dispositivos nuevos, así como en la Reparación de Turbos que requieren cualquier nivel de mantenimiento.

Atención Especial a Flotillas

Somos la Solución al Servicio de sus Flotillas de Autos y Camiones

30 Años de Experiencia

Contamos con más de 30 años de Experiencia Brindandole la más amplia Garantía en Servicio y Calidad

Realizamos Envíos Nacionales e Internacionales

No Importa Donde Necesite su Turbo, Nosotros se lo Enviamos a Cualquier Lugar del País y el Extranjero

¿Qué son los turbos en los vehículos y cómo funcionan?

El turbo es un compresor de aire en forma de caracol que tiene como función inyectar el aire con mas presión y aumentar la fuerza del motor 

turbos-reparacion-ventaEl turbocompresor consiste básicamente en una turbina movilizada por los gases de escape, en cuyo eje hay un compresor centrífugo que se alimenta del aire a presión atmosférica, antes o después de pasar por el filtro de aire y luego lo comprime antes de introducirlo en los cilindros. Este aumento de la presión de la carga consigue introducir en el cilindro un mayor volumen de mezcla (carga combustible) que el volumen actual del cilindro permitiría a presión atmosférica, obteniendo el motor más potencia que un motor atmosférico de cilindrada equivalente. Además, al reducir la cilindrada reduce los caballos reales en relación a los fiscales reduciendo la carga impositiva del vehículo en algunos países.

En los motores a gasolina, normalmente de inyección indirecta, el combustible se inyecta en el paso entre el turbocompresor y la cámara de combustión (manifold de admisión). En un Motor Diésel de inyección directa, se introduce el combustible directamente en la cámara de combustión al finalizar la fase de compresión cuando la carga de aire ha alcanzado su mayor temperatura.

Actualmente se suele interponer entre el turbocompresor y los cilindros un intercambiarte de calor o intercooler, ya que al comprimir un fluido éste se calienta y al hacerlo, pierde densidad haciendo que el rendimiento del motor disminuya por existir menor cantidad de átomos de oxígeno por unidad de volumen en la mezcla carburante. El intercooler reduce la temperatura de la carga produciendo un aumento de la densidad, con lo que masa de O2 aumenta en relación al volumen de la mezcla, aumentando el rendimiento de la combustión.

Como la energía utilizada para comprimir el aire de admisión proviene de los gases de escape, este sistema no resta potencia al motor a diferencia de los sistemas con compresor mecánico (sistemas en los que el compresor es accionado por una polea conectada al cigueñal). Los motores provistos de turbocompresores, sin embargo, padecen de una demora en la disposición de la potencia mayor que los motores atmosféricos o con compresor mecánico, debido a que el rendimiento del turbocompresor depende de la presión alcanzada por este y para alcanzar la presión debida, el turbocompresor debe estar girando a regímenes adecuados. En esta demora influyen la inercia del grupo (su diámetro y peso) y el volumen del colector entre la turbina y la salida de los gases de escape del cilindro.